Historia del Colegio

Ama tu misión

"Si se te hace una carga pesada y rutinaria la tarea con tus alumnos, únete a ellos con amor de hermano, de padre, de madre; y, unidos así, todo resultará nuevo”. San Agustín. Catequesis a los principiantes, XII, 17

 

Ten fe en las personas y en sus responsabilidades

“De nadie ha de desconfiarse hasta el extremo de perder toda fe en él. No hay que desesperar de nadie mientras viva”. San Agustín. Comentarios a los Salmos, 36, 2, 11

 

Procura ser servidor, no manipulador de la verdad

“La verdad no es tuya, ni mía, ni de aquel otro, sino patrimonio de todos”. San Agustín Catequesis a los principiantes, XII, 17

 

Exige pero, al mismo tiempo, estimula la libertad

“Nadie es bueno en su interior si actúa por la fuerza, aunque sea bueno lo que hace”. San Agustín. Confesiones, XII, 9 Procura ser siempre

 

Humano y comprensivo

“Tratemos de comprender las cosas humanas, pues nosotros que hablamos somos personas, hablamos a personas, a ellas dirigimos el sonido de nuestras palabras, y por medio de las palabras, nos introducimos en el corazón de quien nos oye”. San Agustín. La trinidad, XIII, 8, 11

 

Afirma, pero sobre todo, suscita preguntas

“Aunque busquemos todas las cosas con fe firme, en tanto no tengamos comprensión, busquemos como si todo fuera incierto”. San Agustín. El libre albedrío, II, 2

 

No insistas en lo que debe ser, ayuda a comprender el presente

“Verdad es lo que es: todo cuanto realmente está siendo, tiene su verdad”. San Agustín.Soliloquios, II, 5, 8

 

Relaciónate con las personas, no con la masa

“No hay que aplicar a todos la misma disciplina, aunque a todos se debe el mismo amor”. San Agustín. Catequesis a los principiantes, XV, 23

 

Educa con alegría

“La tristeza seca el alma y quita a las palabras su frescura… no puede sino salir débil y sin gracia la educación que surge de un corazón triste”. San Agustín. Catequesis a los principiantes, VII, 11

 

Ama y haz lo que quieras

“Todo cuanto dijeres con ánimo herido es reacción de quien se venga, no el amor de quien corrige. Ama y di lo que quieras. Jamás será afrenta lo que hubiera sonado a ultraje, si experimentas que tu deseo es liberar al ser humano de sus vicios”. San Agustín. Exposición de la carta a los Gálatas, 57

Go to top